Zonas erógenas

Las zonas erógenas son aquellas partes del cuerpo humano que presentan una mayor sensibilidad, normalmente debido a que determinadas zonas del cuerpo presentan un mayor número de terminaciones nerviosas que aumentan la sensibilidad táctil. En un encuentro sexual, los estímulos táctiles se convierten en estímulos sexuales.

Pensamiento y emociones

El estímulo por tanto de estas zonas erógenas, produce la excitación sexual de la persona. Sin embargo hay que destacar el papel de la mente y las emociones, ya que cuando el componente emocional es muy elevado, el hecho de tocar cualquier parte del cuerpo puede traducirse en un estímulo sexual, ya que toda la piel es una zona erógena (potencialmente) si recibe el contacto de alguien sexualmente atractivo…

La piel

La piel del ser humano posee una superficie de 18.000 cm2 y un millón y medio de receptores sensitivos. Se puede decir por tanto que la superficie corporal, la piel, es el órgano sensorial más extenso del cuerpo humano.
Cada persona posee mayor o menor sensibilidad en determinadas zonas, de tal forma que las zonas erógenas pueden ser un amplia zona de la piel o una pequeña parte de la misma, aunque lo normal es que hombres y mujeres posean zonas erógenas comunes, los más comunes son los órganos genitales, sin embargo no debemos olvidar en nuestros encuentros sexuales y en nuestros momentos de autoerotismo la estimulación de:

 

– El cuero cabelludo
– El cuello
– Los labios
– La lengua
– Los pezones
– Las mamas
– El periné
– El ano

 

Autora: AVSP

Comparte este post en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *