Los mitos del amor romántico

Mitos del amor romántico: Sin tí, no soy nada…, eres la pieza que me completa, cambiaré por tí… ¿Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir algo así sobre su pareja? ¿cuántas veces hemos dicho nosotrxs mismxs algo así? Existen frases, formas de actuar, de sentir y de sentirnos que están tan arraigadas en nuestra cultura en relación al Amor, que no nos damos cuenta que son una construcción  social, cultural y económica. Esto es el “amor romántico”.

60031_N_07-06-13-23-36-23

Y, aunque cuando hablamos de amor romántico nos vienen a la mente imágenes de cenas a la luz de las velas, como señala Brigitte Vasallo no es aquí donde reside el problema, sino en los mitos asociados a este ideal de amor. Y es que, el amor romántico se alimenta de mitos que nos acompañan día a día y que hacen que la manera de entender el amor sea cada vez más tóxica para aquellxs que lo practican.

Repasemos cada uno de estos mitos del amor romántico para poder entender qué implicaciones tienen en nuestras vidas amorosas y poder liberarnos de unas cadenas que nos impiden Amar de una forma más positiva y enriquecedora para nosotrxs y para las personas que amamos.

 

Mitos del amor romántico: 1ª “El amor todo lo puede”

¿Qué sería del amor sin ese poder omnipotente que consigue cambiar lo inalterable? Así, entendemos que debemos cambiar por amor, que debemos adecuarnos a la idea que nuestra pareja tenga de nosotrxs, aún cuando en muchos casos ese ideal esté lejos de reflejar quienes verdaderamente somos.  Y como “el amor todo lo puede”, entendemos que los conflictos no lo son tanto, y acabámos normalizándolos cuando de nuestras vidas amorosas se trata. ¿Cuántas parejas se nutren de la discusión como única forma de comunicación? Tener la creencia de que las discusiones constantes no son algo problemático porque “estamos enamoradxs” nos puede llevar a una espiral de discusiones sin fin.. “todo por amor”. Y es que, la idea de que “el amor verdadero lo aguanta todo” nos lleva a la idea del amante estoico que aguanta lo indecible.. siempre en nombre del amor.

En consecuencia, este primer mito nos lleva en muchas ocasiones a perder nuestra personalidad, cambiando de hábitos, de gustos, de “maneras de ser”, simplemente por amor… Perdiendo a la persona que somos por la persona que queremos tener a nuestro lado. Pero, ¿entonces? ¿El amor significa perder para sumar? No, el amor es una suma constante. Todo lo que suceda con amor debe sumar. Lo que no suma te resta. Y si te resta, no te sirve para nada. Creer que “por amor todo vale” y que por él debemos de aguantarlo todo nos hace caminar por la delgada linea de llegar a aguantar cosas que van más allá del simple aguante, y entran en nuestra integridad y en el no respeto hacia nuestra persona. El amor no hiere, y si te hieren, no es amor.

 

Mitos del amor romántico: 2ª“El amor verdadero, el amor predestinado”

La idea de “La media naranja” es una de las expresiones más vivas y frecuentes de este segundo mito. ¿Quien no tiene una persona a su alrededor completamente frustrada por no tener a ese medio cítrico anaranjado que le complementaría a la perfección? La idea de la complementariedad incide en señalarnos como seres incompletos que necesitan de otra persona para ser “unx”, para ser “totalmente felices”, porque nuestras vidas, nuestras familias, nuestros amigos, nuestras ilusiones y nuestros sueños parece que no sean suficientes para alcanzar esa felicidad prometida y esa plenitud deseada. Como consecuencia, nace la frustación y el bloqueo, que muchas veces hace que tomemos de forma precipitada y alegre la elección (como si eso se pudiese elegir) de la persona que nos acompañará “el resto de nuestra vida”. Y como es lógico, la mayoría de las veces que hacemos las cosas corriendo y sin pensar, acabamos juntando nuestra naranja con un melón maduro que lejos está de ser aquello que nos prometieron.media-naranja-o-manzana

Pero… ¿acaso no somos personas plenas nosotrxs solxs? La idea del amor que nos complementa nace de esa necesidad de ser complementadxs. Entonces, ¿somos personas incompletas? Esta es una de las consecuencias de este mito que nos
hace vernos como seres a medias. Y es que, la suma de 2 nunca será uno. Debemos ser conscientes de la grandeza de la persona por si misma, y darle el valor que merece. Que merecemos.

 

Mitos del amor romántico: 3ª“El amor es lo más importante y requiere entrega total”

Así que, si seguimos esta idea, una vez que el amor llega a nuestras vidas todo lo demás debe pasar a un segundo plano, ya que “si es amor verdadero” debemos convertirnos en lo que necesita, quiere y espera la otra persona, dejando de lado lo que unx mismx necesita, quiere y espera. Nuestra vida, una vez ha sido completada al encontrar el “verdadero amor”, deja de tener sentido más allá de la pareja, por lo que nuestros proyectos, nuestras expectativas y nuestras ilusiones pasan a un segundo plano, porque ¿qué puede haber más importante que mi pareja?

Esta forma de entender el amor, esta entrega total por encima de todo, incluso de unx mismo, nos lleva a perder nuestra propia identidad como personas individuales, enteras y capaces. Un amor que lo exige todo, es un amor que esclaviza, que impide crecer, que mutila. La persona (o personas) que nos acompañan en nuestra vida, con la(s) que compartimos el camino no deben detener ni desviar nuestro caminar en nombre “del amor”. El amor no es lo que nos va a dar la felicidad, así que cualquier sacrificio que hagamos en su nombre para alcanzarla será completamente inútil. La felicidad la debemos encontrar por nuestros propios medios, no esperar a que otrx me la de. Somos nosotrxs mismxs lxs que debemos trabajar para lograrla, cultivarla y así poder compartir mi yo feliz con la/s) persona(s) que amo. ¿Cuán egoísta es pensar que una sola persona ha de hacerme feliz? ¿Qué clase de carga estamos poniendo sobre los hombros de esa persona a la que decimos amar? No debemos cargar ni hacer cargar a nadie con una responsabilidad que no nos corresponde, cada cual es responsable de su felicidad y de trabajar para lograrla.

 

Mitos del amor romántico: 4ª“El amor es posesión y exclusividad”

Y por lo tanto, en el momento en que te enamoras, has de ceder parte de tu autonomía y libertad como persona. De este modo, se justifican los celos y el control a la otra persona como muestras de ese “amor verdadero” y que justifican frases como “mi novix me controla lo normal”. Nada más lejos de la realidad, “el buen amor” quiere a las personas libres, sin cadenas por mucho que esas cadenas sean en el nombre del amor. Quererse libres es la base de un amor sano, que permita desarrollarnos y crecer como personas. Regalar tu libertad y permitir que otra persona, por mucho que sea la persona a la que amas, decida qué cosas puedes y no puedes hacer, a quien puedes o no puedes ver o qué ropas puedes y no puedes ponerte no es amor. Las relaciones no han de ser difíciles, no han de suponer grandes sacrificios en nombre del amor. Al contrario, las relaciones sanas se basan en una comunicación fluida, libre de celos y control, y en las que libremente se elige compartir el camino de manera conjunta. No somos partes incompletas que necesitamos de otra persona para ser felices, ni nadie es más importante que nosotrxs mismxs, porque “sin ti…. soy yo”.

sin-ti-soy-yo

Eva Perea 
Terapeuta y Coach 
Responsable de Proyectos y formación de la AVSP

Andrea Hernández
Feminista, socióloga e investigadora en cuestiones de género

Autora: Eva Perea

Comparte este post en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *